fbpx

Riesgos de la atención odontológica virtual


En la actualidad, la atención odontológica por medios digitales está en plena expansión. Las plataformas de comunicación y las herramientas de Internet pueden ser útiles en la atención bucodental, presentando oportunidades para fortalecer y complementar algunos tratamientos y el seguimiento de los pacientes. No obstante, resulta importante considerar los aspectos negativos o riesgos que pueden conllevar este tipo de intervenciones.

¿Haces consultas odontológicas por teléfono?, ¿Sueles recetar y tratar a tus pacientes por WhatsApp?, ¿Diagnosticas a través de las fotos que te envían los pacientes?, ¿Tus pacientes tienen tu teléfono personal?; CUIDADO

El uso de las nuevas tecnologías

La actividad profesional ha cambiado radicalmente con la aparición de las nuevas tecnologías en la comunicación (instantánea o mensajes) ofreciéndoles a los profesionales herramientas invaluables de exposición e información a todo el público; sin embargo, resulta necesario reflexionar acerca del impacto de las nuevas aplicaciones y las redes sociales en la práctica profesional y los conflictos éticos, económicos y legales que de esto se derivan.

El primer reporte acerca del uso del teléfono para uso clínico fue en 1897 y a partir de ahí se ha incrementado drásticamente en la práctica de salud. De hecho, los pediatras proveen hasta un 25% del cuidado clínico a través del teléfono y su uso. Asimismo, en los últimos años, la atención psicológica por teléfono o programas virtuales (Skype) ha aumentado considerablemente.

Lista de Riesgos de la atención odontológica virtual

  • No existe una verificación real de los datos suministrados por esta vía; por lo cual, resulta difícil y engorroso corroborar los síntomas sin un examen físico (extraoral e intrabucal); específicamente, evaluar el estado de algún órgano (diente, lengua, periodonto) a través de una fotografía, en la mayoría de los casos con poca resolución, nitidez y detalle.
  • Algunos síntomas y signos pueden ser desapercibidos para el propio paciente; además, suelen ser difíciles de explicar por estos medios. En casos de pacientes infantiles, los padres o representantes se comportan sólo como intermediarios de la comunicación, lo cual hace más difícil este tipo de consultas.
  • Estos métodos restringen la aplicación del concepto de “lenguaje no verbal” (gestos, posturas y actitudes del paciente).
  • Imposibilidad de brindar un abordaje integral e interdisciplinario; lo que evita que el profesional pueda hacer recomendaciones en otros aspectos de la salud del paciente.
  • En horas laborables, este tipo de atención puede retrasar, interrumpir y entorpecer la consulta y la actividad cotidiana del equipo de trabajo.
  • Desde el punto de vista de rentabilidad, resulta injusto la exoneración abierta del cobro de honorarios cuando el paciente evade y sustituye la consulta tradicional; siendo contrario a la ética profesional y al derecho de cobro por servicios profesionales. El odontólogo y su equipo de trabajo tiene derecho a cobrar por su conocimiento, experiencia y trabajo; desafortunadamente, algunos pacientes desean recibir diagnósticos y prescripciones médicas por medios no convencionales con el fin de evitar el pago de la consulta.
  • En la mayoría de los países, resulta ilegal dar consultas por plataformas de comunicación instantánea o redes sociales, debido a que todavía no existe un marco legal mediante el cual se pueda brindar seguridad al diagnosticar, prescribir, recomendar o realizar cualquier tratamiento. Además, prescribir medicamentos puede resultar inconveniente, porque no está ofreciendo una receta física que el paciente pueda usar en la farmacia; no obstante, en algunos casos el paciente muestra el nombre del medicamento o la foto de la receta que el profesional envió y el dependiente de la farmacia le vende el producto. Cabe destacar, que resulta difícil evaluar la condición del paciente y los posibles riesgos al prescribir de esta forma, debido a que no se posee la historia clínica o el expediente del paciente, para conocer más detalles de su situación.

Otros factores importantes

Paralelamente a todo lo anterior, ofrecer la información de contacto personal implica:

  • Atentar a la privacidad de la vida personal/familiar del profesional. Asimismo, resultan inconvenientes las llamadas en horario nocturno, vacaciones o días festivos.
  • El profesional queda a disponibilidad obligada de atención en un horario abierto, por lo que es un método invasivo, debido a que los pacientes podrán comunicarse vía escrita u oral en cualquier momento.
  • El paciente podrá indagar la información confidencial del profesional a través de su número telefónico.

La evaluación y atención odontológica requiere la interacción directa y personal con el paciente y sus familiares, en caso de niños.

Por lo tanto, se sugiere limitar las consultas virtuales, las mismas pueden emplearse en determinados casos en forma puntual y enfocarlas a una comunicación puramente informativa; en ningún momento deben reemplazar o sustituir al modelo presencial de atención bucodental. De esta forma se le ofrece valor al trabajo del odontólogo, se dignifica la profesión ante el público general y se reducen los índices de fallos o errores clínicos.