fbpx

Gente tóxica en Odontología


¿Conoces en el medio odontológico gente tóxica?, ¿Tienes a tu alrededor personas inmersas en la queja, critica, manipulación, culpa, envidia y comentarios negativos, las cuales dañan la armonía del lugar?

Tanto los pacientes o sus familiares (acompañantes), el personal administrativo, los asistentes o auxiliares, técnicos dentales o los odontólogos pueden ser considerados como personas tóxicas.

Según Bernardo Stamateas, psicólogo y sexólogo, el término “tóxico” es comúnmente utilizado en varios contextos, sin embargo, se emplea para referirse a individuos o sujetos que hacen daño o generan malestar e incomodidad emocional.

De acuerdo a la literatura relacionada, la gente tóxica tiene la capacidad de hacer sentir mal, culpable, exigente, egoísta o desconsiderado a los demás; destruyendo la confianza y neutralizando la seguridad del otro.

No obstante, psicológicamente hay que evitar las etiquetas o apodos para las personas que nos rodean; ya que, al tipificar solo dos (2) bandos estrictos: gente tóxica y no tóxica (vitamina o nutritiva), se tiende a generalizar y se clasifica a las personas como buenas o malas (ley del todo o nada / blanco o negro).

Algunos psicólogos sugieren el uso de términos como “rasgos” tóxicos para no incluir a la totalidad de la persona; por lo cual, se utilizan adjetivos como personas optimistas (aportan) o negativos (restan – poco empáticos), de acuerdo a la visión que tienen ante las situaciones cotidianas. Según esta teoría, no existen las personas tóxicas, solo conductas o comportamientos inadecuados.

¿Qué hacer cuando identificamos gente tóxica en nuestro entorno?

En el campo laboral y personal, cuando a alguien se le adjudica la denominación de tóxico, el foco del problema se centra en el exterior, específicamente en el otro, y se desestima o evade el factor inherente a la propia persona (interno). Por lo tanto, en la mayoría de los casos se pueden proyectar los problemas y ubicarlos en los demás, debido a que resulta más fácil identificar un problema propio cuando es otro quien lo presenta.

En el ámbito odontológico, es inevitable lidiar con este tipo de rasgos; por lo tanto, todo el equipo debe saber reconocer, enfrentar y manejar dichas conductas o comportamientos, canalizándolos de la mejor manera sin que nos afecten emocionalmente. Todos esos rasgos pueden modificarse para construir nuevas realidades.

La BBC, propone varios mecanismos para afrontar a la gente tóxica, los cuales se pueden adaptar al medio dental, como:

  • Poner límites y definir objetivos o metas vinculadas a dichas personas.
  • Se conscientes de las emociones propias y de los otros.
  • Ser asertivo en la comunicación.
  • Cuidar la autoestima, evitando que las circunstancias o eventos generados nos afecten.
  • Realizar descansos y desconexión (momentos de esparcimiento, los cuales pueden incluir distanciamiento de la persona)

Antes de juzgar al otro hay que revisarnos internamente. Es nuestro deber responsabilizarnos por nuestros actos y de cómo nos sentimos ante los demás, por lo tanto no hay que buscar culpables.

Y tú, ¿te comportas de manera tóxica?

“Cuidemos primero nuestro mundo interior para apreciar mejor el mundo exterior, sin juzgar”. Anónimo

“Cuanto más irracional es alguien más fácil debería ser escaparse de sus trampas… Distánciate emocionalmente de ellos y afronta tus interacciones”. Travis Bradberry