fbpx

Adicción al Azúcar: Caso Clínico.


¿Se puede ser adicto al azúcar?, ¿Cómo afecta el azúcar a la salud?, ¿Cuál es el rol del odontólogo ante esta situación?

Actualmente, el consumo mundial de azúcar resulta “excesivo” y perjudicial para la salud, donde India y China poseen los índices más altos de ingesta, Europa ocupa el segundo lugar, seguidos progresivamente por Brasil, Estados Unidos de Norteamérica y México. No obstante, múltiples investigaciones determinan que el consumo de azúcar no debería superar el 10% de la ingesta calórica total diaria (50 grs de azúcar). De hecho, la Organización Mundial de la Salud (2017) establece que se debe reducir o limitar su ingesta a seis (6) cucharaditas diarias o su equivalente en productos que la contengan. No obstante, las estadísticas continúan reflejando un elevado consumo de estos productos, lo cual lo vinculan con un posible efecto adictivo del azúcar, haciendo difícil su control.

Al igual que ocurre con ciertas drogas, reducir o erradicar el consumo del azúcar puede conllevar a síntomas de “abstinencia” y a sensación de antojos; epidemiológicamente, múltiples estudios afirman que la azúcar refinada o las comidas azucaradas resultan adictivas en niños y adultos, debido a que estimulan los mismos centros del cerebro que la cocaína y la heroína; por lo cual, se requiere de una estrategia consciente para manejar el proceso de reducción y desintoxicación gradual del azúcar.

Efectos del Azúcar en la salud…

La mayoría de los alimentos azucarados suelen ser muy pobres nutricionalmente, considerando el bajo aporte de vitaminas o minerales que ofrecen; por lo tanto, un consumo excesivo puede provocar cuadros de malnutrición o trastornos alimenticios. De esta forma, los efectos negativos del azúcar se manifiestan en:

  • Aumento de peso (obesidad)
  • Hipertensión arterial
  • Incremento en los niveles de colesterol
  • Mayor riesgo de padecer diabetes, cáncer y enfermedades cardíacas
  • Mayor incidencia en el inicio y desarrollo de lesiones de “caries dental

Por lo tanto, al tomar un refresco pequeño de cola se cubre la cantidad de azúcar correspondiente a un día. Sin embargo, aunque tradicionalmente el azúcar se asocia a determinados productos procesados (refrescos, confites, goma de mascar, mermelada, pasteles, caramelos y galletas), existen otros que también poseen altos índices de azúcar en su contenido y pasan desapercibidos, como: cereales de desayuno, jugos de frutas, snacks, salsas y algunos tipos de pan.

Adicción al azúcar: Caso clínico.

Paciente masculino, adolescente (17 años), con ligero sobrepeso; padres divorciados, siendo el mayor de 4 hijos. Rendimiento académico promedio. Círculo de amistades reducido. No puede realizar actividades recreativas o de ocio porque debe cuidar a sus hermanos. Pertenece a un estrato socioeconómico bajo. El propio paciente refiere una ADICCIÓN A LOS AZÚCARES, específicamente a los caramelos masticables, chicles o confites; manifiesta placer o satisfacción al comerlos y calcula que puede ingerir entre 8-12 paquetes/día, sobre todo en la tarde-noche. Además, hace más de 3 años que no asiste a la consulta odontológica, por razones económicas y por el trauma que sufrió cuando le extrajeron dos premolares debido a la grave destrucción dental; lo cual denota el “alto riesgo caries” que presenta el paciente.

Al examen clínico, se observan cavitaciones con pérdida neta de estructura mineral de varios dientes del sector posterior, donde se acumulan restos de alimentos. El paciente refiere sensibilidad en los dientes afectados y molestia al masticar.

Reflexionando…

El abordaje debe ser “interdisciplinario”, no basta con remover el tejido cariado y restaurar con resina compuesta; debido a que no se está tratando la fuente etiológica del problema. Por lo tanto, el paciente tiene que crear rutinas o hábitos saludables vinculados a la alimentación (dieta balanceada) y medidas de higiene bucodental. Igualmente, debe recibir orientación psicológica para reconocer y canalizar todos los desencadenantes que actúan en la perpetuación de las conductas nocivas. De esta forma, el nutricionista, el odontólogo, el psicólogo y el médico general conforman parte del equipo profesional necesario para la resolución de este tipo de casos.


Deja un comentario